Con 92 años un pediatra sigue atendiendo gratis a los niños necesitados “Quiero morir de pie”

Algunas personas abandonaron sus carreras sin siquiera jubilarse. La verdad es que cuando un hombre tiene la voluntad y el espíritu para servir, ni la edad ni la condición le impedirán hacer lo que más le gusta. Si no crees lo que te digo, espera y escucha la historia de Ivan Fontoura, un pediatra de Brasil que, al acercarse al siglo de su vida, no ha dejado de dar consultas. El abuelo podía pasar sus días en la comodidad de su hogar, disfrutando de la compañía de su esposa, Eva, enfermera profesional, sin embargo, la pareja decidió ofrecer sus servicios de forma gratuita en una comunidad humilde. La pareja se dedica a causas benéficas porque no les pagan por sus servicios. Desde hace 30 años, estos abuelos cuidan a sus hijos en Praia de Leste, un centro de salud de la comunidad de Pontal do Paraná (Brasil), negándose a salir a pesar de los días agotadores de Iván. “Trabajaré hasta que no pueda. Quiero morir de pie. Físicamente sufro, trabajando sin parar, descansando sólo para tomar café, pero ser médico es eso. Después nos recomponemos y continuamos”, comentó el tierno pediatra.  La pareja se dedica a causas benéficas porque no les pagan por sus servicios. Además de su hermoso espíritu, Iván es un profesional muy preparado en su campo ya que tiene la oportunidad de especializarse en una de las mejores universidades del mundo, la Sorbona en Francia. En 1951, a la edad de 24 años, Iván se graduó en la Universidad Federal de Paraná. Luego obtuvo una maestría en la Universidad de California, seguida de un doctorado en la Sorbona. Así que esta persona es un profesional altamente educado.  Pero sus ambiciones intelectuales siempre estuvieron a la par de su misión de servicio. Su dedicación a su profesión siempre ha sido impulsada por su altruismo más que por consideraciones de dinero o posición.

Ya gané dinero para vivir. Siempre he estado conectado con niños necesitados, socialmente, y quería continuar. Había una necesidad de ayudar aquí”, dijo Ivan.

Esta persona es realmente un gran ejemplo de ética y profesionalismo. Más de 68 años de ejercicio, su amor por los niños no le permitirá retirarse. Por ello, aunque se jubiló en 2005, siguió ayudando a los niños más necesitados.