Habla la desconsolada madre que perdió a su hija de 11 años por usar una crema dental

Nadie habría pensado que un producto tan común podría causar la muerte en la vida de uno, y mucho menos una simple pasta de dientes. Sin embargo, una madre de California está advirtiendo a todos los padres después de perder a su hija de 11 años debido a la falta de conocimiento de su dentista.

Monique Altamirano ha sido muy cautelosa con los productos que su hija Denise Saldate, a quien le diagnosticaron alergia a la lactosa y sus derivados, consumía antes de cumplir un año. A pesar de su enfermedad, Denise lleva una vida normal como cualquier otra niña hasta que una tragedia la golpea de la manera más inesperada. El dentista de confianza de la familia le dio a la niña una pasta dental especial para fortalecer el esmalte de sus dientes, pero no sabía que el producto la mataría. El mismo día que la niña usó el producto, la terrible alergia estalló.

Después de cepillarse los dientes, Denise sintió que no podía respirar, así que se lo contó a su madre. «Creo que tuve una reacción alérgica a la pasta de dientes», recuerda Monique que le dijo su hija en ese momento.

De hecho, la alergia de la niña fue provocada por el producto de higiene personal “Mi Paste One”, que contiene Recaldent, un ingrediente derivado de la proteína de la leche. Cuando Monique vino a ayudar a su hija, sus labios ya estaban morados, así que la levantó y la llevó a la cama mientras Denise usaba su inhalador para el asma y Epipen.

La madre y la hija trabajaron juntas para hacer frente a la situación hasta que llegaron los paramédicos que Monique había llamado. La niña fue llevada al hospital con la ayuda de paramédicos, pero lamentablemente murió dos días después de una alergia a la nueva pasta de dientes. Entonces, después de la tragedia, Monique decidió contar su historia como un recordatorio para todos los padres de niños con alergias. No se sienta cómodo y confiado solo porque ha estado lidiando con esta situación durante años.

No puede avergonzarse o tener miedo de preguntar y asegurarse de que los ingredientes sean correctos. Sea un defensor de su hijo”, dijo. Después de que su hija se fue, la familia decidió donar todos los órganos de Denise y ayudó a salvar al menos nueve vidas.

Sin duda, este es el mayor gesto de amor que un padre puede mostrar ante tal tragedia. Pero, como si eso no fuera suficiente, la madre continuó sus esfuerzos para advertir a los demás que otros niños podrían sufrir destinos terribles por el más mínimo error.

“Esperamos que al compartir su historia, las familias, los cuidadores, el personal escolar y la gente en general tomen esta condición más en serio. Y que se verifiquen todos los ingredientes, incluso aquellos que pueden parecer irrelevantes”, dijo Monique en el funeral de Denise.